Programa de Agricultura entrega pequeñas donaciones a agricultores de Guatemala a resistir a las sequías

Read in English
 

Ciudad de Guatemala, 2 de marzo de 2017 – El programa Promoviendo Seguridad Alimentaria y Resiliencia a través de la Reducción del Riesgo de Desastres en la Agricultura (“Yo Me Adapto”) busca ayudar a familias vulnerables en los municipios de Sansare y Sanarate en el Departamento El Progreso. A través de capacitaciones impartidas a los agricultores, PADF ha fomentado el uso de nuevas técnicas de agricultura que son consideradas climáticamente inteligentes. Con el apoyo de la Oficina de los Estados Unidos de Asistencia para Desastres en el Extranjero de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID/OFDA), esta iniciativa ha incentivado el uso de técnicas para maximizar el rendimiento de los cultivos y así mitigar la inseguridad alimentaria en Guatemala. 

PADF está trabajando con agricultores afectados por la peor sequía en décadas. Al compartir metodologías que pueden mejorar los rendimientos de los cultivos en las zonas afectadas, PADF tiene como objetivo mejorar la vida de 9,000 agricultores y familiares vulnerables. En asociación con la Universidad del Valle de Guatemala (UVG), se ha expandido y fortalecido la red ya existente de Centros de Aprendizaje de Desarrollo Rural, o CADER, gestionados por el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación (MAGA) de Guatemala.

Durante el último año y medio, PADF ha establecido 20 nuevos CADER y ha fortalecido las operaciones de 40 adicionales en donde un promedio de 25 familias participa en las actividades agrícolas de cada CADER. Asimismo, se ha establecido una Finca Demostrativa en Sanarate donde se han evaluado las técnicas y cultivos agrícolas para determinar su eficacia en las zonas propensas a la sequía. A través de la Finca Demostrativa, PADF está compartiendo estas buenas prácticas y tecnologías agrícolas con las familias que participan en los CADER. El programa ha incentivado entre los CADER el uso de invernaderos (macro túneles), técnicas de conservación de suelos, sistemas de riego eficientes y sistemas de monitoreo climático para mejorar la producción de cultivos. Estas técnicas se están trasmitiendo a más de 1,500 familias.

Elsa Maritza Ruano Morales, del CADER “Los Aritos” en Sansare, expresa: “De las mejores cosas que hemos aprendido es producir nuestra propia comida, en beneficio de nuestros hijos y de esta forma prevenir enfermedades por tener una mala alimentación. Además, hemos conocido métodos que son buenos tanto para el medio ambiente, como para mantener nuestros cultivos y prepararnos para la sequía y sobrevivir”.

Durante el proyecto, PADF y sus socios realizaron talleres con miembros de 60 CADER y brindaron asistencia técnica para el desarrollo de Planes de Acción Comunitaria. Con estos planes, los agricultores lograron identificar y entender las amenazas a su seguridad alimentaria, así como estrategias para mejorar la producción de alimentos, apoyar la generación de ingresos y mitigar y superar las barreras a la seguridad alimentaria. A través de donaciones, incluyendo macro túneles, sistemas de riego y equipos de bombeo, PADF buscar darles los recursos necesarios para planificar y poner en marcha sus planes de acción.

Gracias a estos esfuerzos, tanto los nuevos CADER como los existentes, tienen la oportunidad de aprender a determinar las mejores variedades de cultivos que se deben sembrar, utilizando el equipo óptimo. Es por ello que se les ha brindado herramientas que son necesarias para poner en práctica todo lo aprendido. Asimismo, se les ha dado semillas de frijol y maíz, semillas para hortalizas, y pilones, que les brindarán una mejor alimentación para el tiempo de sequía en estos municipios.

“Con todo lo aprendido y obtenido por parte de la Fundación Panamericana para el Desarrollo (PADF), esperamos producir más alimentos, que no solo sean de beneficio para nuestras familias, sino también que podamos ponerlas a disposición del mercado local” señala Melvin Morales, del CADER San Rafael, Sanarate.

Según el Programa Mundial de Alimentos (PMA) de las Naciones Unidas, Guatemala tiene la tasa más alta de desnutrición crónica en América Latina y el Caribe. PADF ha sumado todos sus esfuerzos para ayudar a los agricultores locales a estar mejor preparados para el impacto del cambio climático y así asegurar la sostenibilidad alimentaria. La respuesta de la comunidad permitió que ellos identifiquen los problemas y soluciones y que PADF los asista con sus necesidades para así mitigar la inseguridad alimentaria en el país.

USAID administra el programa de asistencia al extranjero de los Estados Unidos a través de asistencia económica y humanitaria en más de 80 países en todo el mundo.