Human Rights

Foro Internacional “La protección de los Derechos de Refugiados y Migrantes en Perú y Colombia en el Marco Internacional, Interamericano y Nacional: Alcances y Oportunidades”

Lima (agosto 8 de 2019) — La Secretaría General de la Organización de los Estados Americanos (SG/OEA) y la Fundación Panamericana para el Desarrollo (PADF), en conjunto con la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) llevaron a cabo el Foro Internacional “La protección de los Derechos de Refugiados y Migrantes en Perú y Colombia en el Marco Internacional, Interamericano y Nacional: Alcances y Oportunidades” el miércoles 7 de agosto, 2019 en la ciudad de Lima, Perú.  

Las personas en situación de movilidad humana - independientemente de su situación migratoria-, son sujetos de derechos y garantías que a lo largo de los años han sido reconocidos en los instrumentos de Derecho Internacional y del Sistema Interamericano de Derechos Humanos (DDHH).

En este sentido, el objetivo de este foro es identificar los principales desafíos en Perú y Colombia en materia de protección de los DDHH de refugiados, migrantes y solicitantes de asilo, en el marco de la normativa interna de cada país y de los acuerdos internacionales en el ámbito multilateral e interamericano.  

El foro permitió hacer un balance de los marcos y reglamentos internos de Perú y Colombia, incluidos los derechos garantizados por las constituciones y leyes de ambos países. Además, se presentaron los acuerdos internacionales multilaterales e interamericanos para garantizar el cumplimiento de las normas internacionales. A su vez, se presentaron cuatro estudios realizados en Perú y Colombia relacionados a la integración socioeconómica y los mecanismos de atención a derechos de los migrantes y refugiados.

Esta colaboración entre múltiples sectores tiene como objetivo generar reflexión, diálogo y conciencia, así como fomentar el análisis entre actores clave a nivel internacional, nacional, y local sobre la importancia de que los derechos humanos de los migrantes y refugiados con mayor vulnerabilidad sean protegidos por los Estados.

Colores del arcoíris: Los esfuerzos por alcanzar los derechos humanos de las personas LGBTI en Latinoamérica

Los esfuerzos por alcanzar los derechos humanos de las personas LGBTI en Latinoamérica

PHOTO-2019-06-05-15-11-02.jpg

Por Fernando Us Alvarez

Entre el 16 y 18 de mayo del presente año se realizó en Bogotá, Colombia, el IV Encuentro de Liderazgos LTBTI de las Américas co-organizado por el Victory Institute basada en Washington DC y la organización colombiana Caribe Afirmativo. Este evento reúne a varias personalidades LGBTI en cargos de elección ciudadana, desde municipalidades, juntas escolares, hasta direcciones de Gobierno central, municipal y congresistas.  Es un espacio de todas las Américas para la interlocución con relevantes actores de la cooperación internacional aliada, sociedad civil LGBTI organizada y funcionarios de dependencias estatales comprometidas e interesantes activistas políticos.

Fui invitado como ponente principal para el Panel “Pueblos indígenas y participación política en América Latina”, en la que se intercambiaron experiencias entre Colombia, Ecuador y Guatemala. Si bien cada participante habló desde las experiencias en la academia, el trabajo en el Gobierno Nacional y la propia vivencia personal; la línea principal de discusión giró alrededor de los desafíos que representa la inclusión y la doble o triple discriminación sufrida debido a la identidad étnica y sexual.

Desde la ponencia se compartió que la participación política requiere mecanismos reales de la democracia para que puedan ser los vehículos que representan todas las diversidades políticas, culturales y sociales existentes. Que la exclusión, el racismo y la discriminación son las principales barreras para el pleno de los derechos humanos de las personas LGBTI y de las personas indígenas en el continente, pero principalmente en Latinoamérica. 

Mediante presentaciones paralelas y ponencias centrales, fue posible comprender mucho mejor las principales necesidades y prioridades de las comunidades LGBTI. Conocer diferentes experiencias sobre acciones y procesos que se realizan para avanzar hacia el respeto de los derechos humanos de las personas de la diversidad sexual.  Fue un ejercicio comparativo también, encontrar que en unos países más que otros cuentan con estructuras institucionales robustas que permiten experiencias interesantes como las políticas públicas de convivencia e inclusión, mecanismos de apoyo y cuidado. Conocer las acciones que desarrollan dependencias estatales como los departamentos de Policía o Ministerios de Gobierno que hacen seguimiento a compromisos para la protección de los colectivos LGBTI, ha sido de alto valor. En otros casos como el centroamericano aun es prioritaria la contención de la violencia y los crímenes de odios que parecen ser mucho más recurrentes y cotidianos.

Las agendas, necesidades y prioridades, son tan diversas como la comunidad misma. En panorámica general las agresiones y los crímenes de odio son una constante y con diferentes intensidades en los diferentes países y localidades. El discurso y acciones de grupos conservadores religiosos, coloca un momento de adversidad los avances para el respeto de los derechos humanos.  La ofensiva contra el matrimonio homosexual y contra la llamada ideología de género parecen ser la principal alerta regional ya que ha permeado discursos gubernamentales y tienen implicaciones en las atenciones primarias como salud, educación y trabajo. Las situaciones de violencia contra las personas LGBTI, parecen incrementarse en en contextos migratorios, de desplazamiento, privados de libertad, personas viviendo con VIH.

Fue alentador encontrar que es posible articular procesos para el respeto de los derechos de las personas LGBTI. Desde iniciativas de emprendedurismo local, creación de mecanismos rigurosos de registro y documentación de casos de agresiones y la participación para elaborar/ejecutar políticas públicas. PADF tiene un enorme potencial para el acompañamiento dada su versatilidad organizativa: puede realizar acciones de ejecución directa, servir de “puente” entre la sociedad civil con el Sistema Universal y Sistema Interamericano; así como el traslado de experiencia exitosas entre países o regiones. Es un abanico interesante en el que PADF puede participar y para ello es muy importante tener en vista a los actores relevantes y ser considerados para ejecutar o trabajar de manera conjunta.

Image credit: Quote Catalog

¿Puede la Prensa Libre Sobrevivir a las Noticias Falsas?

Read in English

Mientras algunos gritan “¡Noticias Falsas!”, otros trabajan incansablemente para decir la verdad al poder, como una prensa libre, es un aspecto vital de una democracia sana. Pero ¿Cómo podemos diferenciarlos? ¿Cómo sabemos si vivimos en una sociedad con una prensa libre? ¿Quién cuenta como periodista o medio de comunicación en esta era de medios sociales y plataformas digitales? ¿Y como podemos confiar en lo que los periodistas nos están diciendo?

Todas estas son preguntas difíciles e importantes por responder, y hoy más que nunca, en el Día Mundial de la Libertad de Prensa. Las Naciones Unidas designan el 3 de Mayo como un día para celebrar cuatro pilares fundamentales de una prensa libre:

  1. Compartir los principios clave de libertad de prensa;

  2. Defender a los medios de ataques a su independencia;

  3. Rendir homenaje a los periodistas que han perdido sus vidas en el cumplimiento de su deber;  

  4. Evaluar el estado de la prensa libre alrededor del mundo.


Y como parte de las Metas de Desarrollo Sustentable para 2030 (Las SDG por sus siglas en Inglés), los países del mundo han acordado la SDG 16, que busca asegurar el acceso público a la información y proteger las libertades fundamentales como parte de los esfuerzos para promover la paz, la justicia, y las instituciones fuertes. La libertad de la prensa es un elemento vital para esto. Y evaluar el estado de la libertad de prensa requiere estar de acuerdo en definiciones, estándares, y metodologías para monitorear y evaluar esos estándares y permitir análisis comparativos entre países y regiones. Para poder confiar en las noticias y medios de comunicación, todos necesitamos estar de acuerdo en qué es evidencia o hecho, y qué cuenta como opinión, y desarrollar estándares para diferenciar entre las dos. Y organizaciones civiles sin fines de lucro pueden ayudar como “vigilantes” de lo que está pasando en países alrededor del mundo para continuar fortaleciendo la libertad de expresión y la prensa libre. 

voces del sur.png

A ese respecto, un conjunto de organizaciones de sociedades civiles vigilantes a través de las Américas ha lanzado una emocionante iniciativa llamada Voces del Sur. Esta red de vigilantes ha desarrollado estándares regionales para el monitoreo de la prensa libre y la libertad de expresión. Por primera vez, organizaciones de ocho países están reportando violaciones de acuerdo a los mismos criterios y diseminando alertas por medio de una plataforma en común (www.vocesdelsurunidas.org). Organizaciones de nuevos países continúan uniéndose a la iniciativa. Esto ya ha permitido nuevas formas de analizar y reportar. Las alertas pueden ser ordenadas por tipo, ubicación, categoría de la víctima, y agresor, y pueden ser rastreadas a través del tiempo. Esto ya ha mejorado los esfuerzos de apoyo regional, ya que audiencias en la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos y las Naciones Unidas han recurrido a esta información para contextualizar información de un país dado o posicionarlo como parte de una tendencia más amplia.

Aún más emocionante, como un colectivo, la red de Voces del Sur recientemente presentó un informe paralelo a las Naciones Unidas sobre la SDG 16, sobre pasos que los países necesitan seguir para asegurar el acceso a la información y libertad de prensa. Este reporte paralelo informará a una revisión de las Naciones Unidas del cumplimiento de los estados miembros con sus compromisos de SDG y subsecuentes recomendaciones al nacional. Un enlace a ese reporte puede ser encontrado aquí.

PADF está orgulloso de apoyar la red de Voces del Sur y sus esfuerzos por promover la prensa libre a través del hemisferio como parte de nuestro compromiso con la democracia y los derechos humanos y nuestro trabajo para fortalecer la sociedad civil e instituciones a través de América Latina y el Caribe. Creemos que una prensa libre es tan importante como las ramas del gobierno y la separación de poderes para asegurar que los individuos y las instituciones se responsabilicen y que los derechos de los individuos y comunidades vulnerables sean protegidos. Como autor e intelectual Jonathan Rauch ha dicho, “hay una razón por la que la primera enmienda (de la Constitución de los Estados Unidos) es la primera”. Hoy, en el Día Mundial de la Prensa Libre, es importante tener eso en mente y luchar por una prensa libre y por los derechos y seguridad de los periodistas a través de la región y alrededor del mundo.

Can a Free Press Survive Fake News?

Lee en Español

While some scream “Fake News!” others work tirelessly to speak truth to power, as a free press is a vital aspect of a healthy democracy. But how can we tell the difference? How do we know if we live in a society with a free press? Who even counts as a journalist or media outlet in this age of social media and digital platforms? And how can we trust what journalists are telling us?

These are all difficult and important questions to answer, and never more so than today, on World Press Freedom Day. The United Nations designates May 3 as a day to celebrate four fundamental pillars of a free press:

  1. Share key principles of press freedom

  2. Defend the media from attacks on their independence

  3. Pay tribute to journalists who have lost their lives in the line of duty

  4. Assess the state of press freedom throughout the world

And as part of the Sustainable Development Goals for 2030 (SDGs), the countries of the world have agreed to SDG 16, which seeks to ensure public access to information and protect fundamental freedoms as part of efforts to promote peace, justice, and strong institutions. Freedom of the press is a vital element of this. And assessing the state of press freedom requires agreed upon definitions, standards, and methodologies to monitor and evaluate those standards and allow comparative analysis between countries and regions. In order to trust news and media outlets, we all need to agree on what is evidence or fact versus what counts as opinion, and develop standards to differentiate between the two. And not-for-profit, civil society organizations can help as “watchdogs” of what is happening in countries around the world to continue to strengthen freedom of expression and a free press.

Screen Shot 2019-05-02 at 6.33.04 PM.png

In that regard, a collection of civil society watchdog organizations throughout the Americas has launched an exciting initiative called Voces del Sur (”Voices of the South”). This network of watchdogs has developed regional standards for the monitoring of press freedom and freedom of expression. For the first time, organizations from eight countries are reporting on violations according to the same criteria and disseminating alerts via a common platform, vocesdelsurunidas.org. Organizations from new countries continue to join the initiative. This has already allowed for new forms of analysis and reporting. Alerts can be sorted by type, location, category of victim, and aggressor and tracked across time. It has enhanced regional advocacy efforts, as hearings at the Inter-American Commission on Human Rights and the United Nations draw on this information to contextualize information from a given country or position it as part of a broader trend.  

Even more exciting, as a collective the Voces del Sur network recently presented a shadow report to the United Nations on SDG 16, on steps countries need to take to ensure access to information and freedom of the press. This shadow report will inform a UN review of member states’ compliance with their SDG commitments and subsequent recommendations to national.

PADF is proud to support the Voces del Sur network and efforts to promote press freedom throughout the hemisphere as part of our commitment to democracy and human rights and our work to strengthen civil society and institutions throughout Latin America and the Caribbean. We believe that a free press is just as important as branches of government and separation of powers in ensuring that individuals and institutions are held accountable and that the rights of vulnerable individuals and communities are protected. As author and intellectual Jonathan Rauch has said, “there is a reason that the first amendment [of the U.S. Constitution] is first.” On today, World Press Freedom Day, it is important to keep that in mind and stand up for a free press and the rights and security of journalists throughout the region and around the world.

Bolivian Community Defenders Curb Human Trafficking

July 11, 2017 - Slavery is one most atrocious violations of basic human rights. It may take the form of sex trafficking, forced or bonded labor, domestic servitude or the recruitment of child soldiers. Modern slavery affects women, children and men alike.

The U.S. Department of State’s recently released Trafficking in Persons Report rates each nation based on how well they meet minimum standards for elimination of trafficking. According to the report, Colombia, Guyana and Chile are most adequately meeting standards, while Belize and Venezuela are neither meeting minimum standards nor making significant efforts to do so.

Bolivia, labeled a “Tier 2 Watch List” country, is an origin, destination and transit point for trafficking in persons. The Bolivian government has made an effort to prevent trafficking, but the number of victims of severe forms of trafficking is significant or increasing. The absence of sufficient programming still characterizes Bolivia as a high-risk country for human trafficking.

Screen Shot 2017-07-10 at 4.58.35 PM.png

"Rural and poor Bolivians, most of whom are indigenous, and LGBTI youth are particularly vulnerable to sex and labor trafficking," according to the report. "Bolivian women and girls are found in sex trafficking within Bolivia and in neighboring countries. Within the country, Bolivian men, women, and children are found in forced labor in domestic work, mining, ranching, and agriculture."

PADF is working with local nonprofit Fundación Construir to implement a project in Bolivia that combats human trafficking in rural areas of the country, where most trafficking crimes occur and go unreported. We are training a team of rural indigenous women as Community Defenders to educate, advocate and coordinate anti-trafficking actions and encourage cooperation between government agencies.

The project is educating communities and local officials on human trafficking, and will share successes and methodologies so that they may be applied to future initiatives against slavery in indigenous areas.

The project is focused on underserved indigenous populations in Bolivia’s La Paz, Oruro and Cochabamba departments, recognizing the important role that rural community leaders, particularly indigenous women, can play as agents of change. The goal is to encourage local cooperation in the prevention of human trafficking and to provide assistance to victims and those at risk.

Aside from violating an individual's human rights, trafficking "destroys families and communities, weakens the rule of law, strengthens criminal networks, and offends universal concepts of human decency," according to the report. "Traffickers often prey on those without security or opportunities, coerce and deceive them, and then profit from their compelled service."

The covert nature of human trafficking conceals the sheer number of slaves from the public eye, with an estimated 20 to 30 million people forced into slavery around the world. Slavery quietly thrives in situations of little public awareness and corruption among public officials.

By using grassroots methods to reach at-risk populations, we believe that the atrocities caused by human trafficking can be curbed. This means engaging directly and with respect for indigenous officials, traditions and customs. To support the effort to stem human trafficking, read the project factsheet or make a donation.